Muchísimas son las cosas/que nuestra madre Natura/hace con mucha ternura./
Más aún, las hace hermosas./Por lo mismo, es tan celosa/ de nuestra eterna inconsciencia,/
que hasta pierde la paciencia/con tanta locura humana,/
y en su lenguaje proclama/su furia, con inclemencias.

(del Maestro Merardo)

lunes, 13 de febrero de 2017

CABEZAS DE PESCADO EN LA NIEVE




Hoy domingo 12 de febrero nos tocó en suerte estar en casa mientras caía sobre nuestra región un promedio de 30 cm de nieve. Cuando la tempestad de nieve es sin viento, recuerda las lluvias sureñas que sin estridencias provocan inundaciones, desbordes de río, etc.

Si miras la lluvia desde un lugar protegido y contra un espacio amplio, la mente se adormece y abundan las divagaciones. Éstas aumentan con la nieve, porque ella es la reina del silencio… De manera que disímiles “cabezas de pescado” surgen caprichosamente...


La extinción del Estado Proletario…

El proceso estaría dirigido por la clase social del Proletariado una vez asumido el Poder… El Proletariado sería “El Salvador”, la Clase, que eliminaría la “sociedad de clases”, porque él mismo iría extinguiéndose en el proceso... El Proletariado asume el Poder sabiendo que su destino es extinguirse. Está dispuesto a inmolarse… Un auto-sacrificio, en aras de salvarnos de la sociedad de clases, abriendo paso así al Comunismo...


Recordando hoy esta síntesis, me resulta prodigioso el símil con Cristo sacrificado…

Sin duda nos ha resultado difícil seguir el camino indicado por nuestros salvadores: Cristo y/o el Proletariado. Pido excusas si resulto herético para ambas opciones.


… En todo caso, las ceremonias sacramentales del sacrificio se pierden en el tiempo, aun antes de la aparición del homo sapiens…

A propósito de estas cabezas de pescado, a mi juicio el Estado Chileno actual está en proceso de extinción… Pero claro, allí no hay ninguna Clase épica…, dispuesta al sacrificio…


La nieve cae…, silenciosa…, imperturbable…