Muchísimas son las cosas/que nuestra madre Natura/hace con mucha ternura./
Más aún, las hace hermosas./Por lo mismo, es tan celosa/ de nuestra eterna inconsciencia,/
que hasta pierde la paciencia/con tanta locura humana,/
y en su lenguaje proclama/su furia, con inclemencias.

(del Maestro Merardo)

martes, 28 de junio de 2016

MEMORIA EMOTIVA



Una anécdota contada en la red por Begoña Zabala, mi mujer, a propósito del film que yo protagonizara, “El chacal de Nahueltoro”, inevitablemente ha removido mi memoria, mi memoria emotiva.
Para quienes no son chilenos, brevemente: Jorge del Carmen Valenzuela Torres, aturdido por el alcohol se convirtió en un séxtuple asesino: mató a su conviviente de hacía pocos días y a sus 5 hijos. Entre los nacionales, se nos ha hecho costumbre pensar sobre todo en Jorge, olvidando a Rosa, la mujer, y sus cinco hijos, seres tan desvalidos como aquél, sin embargo.
Como intérprete de ese personaje real, intenté comprenderlo durante el rodaje del film, pero hasta el día de hoy me es imposible justificarlo. Sin embargo, a pesar de todo, siempre estuve en desacuerdo en que la Justicia dictara su fusilamiento.
El Jorge, fusilado, ya no era el Jorge alcohólico y “habitado por el Mal”. Y esta última expresión la empleo consciente de que me he desarrollado como ser humano dentro de la cultura judeo-cristiana o greco-cristiana como algunos suelen denominarla.
¿Cómo podría ser habitado por el Bien, alguien que sólo había recibido el Mal desde su más tierna infancia? Sólo en la cárcel concibió la humanidad.
El Bien y el Mal, y la Justicia de Clases, son los dos temas más evidentes que se desprenden del caso y del film. Pero esas evidencias motivan un sin fin de reflexiones, incluidos los valores estéticos del film.
Me quedo pensando: durante el S. XX creo que dos films han quedado como pivotes de nuestro cine nacional: “El Húsar de la Muerte” de Pedro Sienna, y “El Chacal de Nahueltoro”, de Miguel Littin. El primero, develando de manera optimista el arquetipo del “Héroe Nacional”, constructor de la Patria (1925). El segundo, cuarenta y tres años después (1968) develando una Patria excluyente e injusta.

Quizás sea esa bipolaridad la que restringe nuestra potencialidad nacional.