Muchísimas son las cosas/que nuestra madre Natura/hace con mucha ternura./
Más aún, las hace hermosas./Por lo mismo, es tan celosa/ de nuestra eterna inconsciencia,/
que hasta pierde la paciencia/con tanta locura humana,/
y en su lenguaje proclama/su furia, con inclemencias.

(del Maestro Merardo)

viernes, 29 de abril de 2016

BOBILONGADAS MIENTRAS ESPERO




Diversos niños con sus madres pasan por el lugar en donde espero... Uno de ellos camina divirtiéndose, porque al parecer ha  descubierto que puede caminar en la punta de los pies. A otro más pequeño lo han sentado sobre una delgada plataforma de mármol, junto a unas plantas. Agita sus manitas con movimientos catatónicos y se ríe cuando toca alguna hoja…

Asociación caprichosa: ¿somos verdaderamente resultado de una prodigiosa partícula minúscula - por darle nombre y tamaño - increada, que contenía todo este infinito en el cual vivimos? ¿O tal vez un ser divino prodigioso, también increado, conscientemente creó el infinito para luego crearnos a nosotros?

Los astrofísicos dicen que en el Big Bang durante su desarrollo inflacionario desde el plasma de quarks-gluones se fue enrareciendo, complejizando, diversificándose en átomos, moléculas, células, etc., etc.



Si en mi ociosidad de la espera vuelvo mi atención hacia los niños…, ¿podría encontrar una similitud entre la evolución del universo y los infantes…? ¿Su comportamiento se irá enrareciendo también durante su evolución…?
¿Es que acaso todos y TODO, somos un universo o “multiversos” en permanente enrarecimiento?

¿Es que Dios mismo, para tan diversos creyentes, no se ha enrarecido y diversificado a través de las épocas humanas?


Ya no están los niños... Mientras continúo esperando, ahora junto a las plantas hay una pareja de jóvenes… Ella está de pie frente a él. Sacude sus cabellos hacia la espalda, cruza los brazos y lo mira... El joven, sentado sobre la delgada plataforma de mármol en que antes sentaran al niño, se concentra en su iPhone...