Muchísimas son las cosas/que nuestra madre Natura/hace con mucha ternura./
Más aún, las hace hermosas./Por lo mismo, es tan celosa/ de nuestra eterna inconsciencia,/
que hasta pierde la paciencia/con tanta locura humana,/
y en su lenguaje proclama/su furia, con inclemencias.

(del Maestro Merardo)

lunes, 23 de febrero de 2015

“LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE…”



Posiblemente muchos lectores de este blog sean chilenos: los escándalos económicos que se ventilan en Chile durante estas semanas, supongo que deben ser difíciles de soportar moralmente para todos los chilenos que vivís allí honradamente.

En una última entrevista que me hicieran en TVN en 2012, dije que para vivir en Chile había que “hacerse el huevón todos los días”, porque era evidente que quienes se estaban enriqueciendo desmedidamente – a costa del empobrecimiento de la mayoría - nos hacían huevones todos los días.



Hoy, comienzos de 2015, los hechos lamentablemente ratifican mis desencantadas palabras. Digo desencantadas, porque aquellas palabras las dije estando de visita en mi país en 2012.

Y ahora, imaginándome a tanta gente que vive allí honestamente, incluso con ilusiones de futuro, me provoca profunda tristeza.



Sin embargo, solidarizo con todos aquellos que pese a la decadencia moral que sembró el neo-liberalismo en Chile, siguen buscando un futuro, una alternativa que restablezca nuestra dignidad como nación.