Muchísimas son las cosas/que nuestra madre Natura/hace con mucha ternura./
Más aún, las hace hermosas./Por lo mismo, es tan celosa/ de nuestra eterna inconsciencia,/
que hasta pierde la paciencia/con tanta locura humana,/
y en su lenguaje proclama/su furia, con inclemencias.

(del Maestro Merardo)

martes, 24 de septiembre de 2013

MIL SETECIENTOS MILLONES DE AÑOS





Un grupo optimista de científicos agrupados en CIEC (Grupo Intergubernamental sobre la Evolución del Clima), recientemente ha rendido un informe en el cual expresa la esperanza que nuestro mundo - nuestro Globo Azul en el que vivimos -, podría ser habitable todavía un poco más allá de mil setecientos millones de años. Pasado ese tiempo…, se cierra el boliche… (¿?) A tocar el bombo a otra parte.

¡Mil setecientos millones de años! ¿Usted cree que les dará el cuero a quienes nos sucedan para aguantar esos millones de años?

Échele una mirada a las noticias de ayer, de hoy, de mañana. Sean noticias nacionales (el país en donde usted reside), o internacionales si le gusta mirar más allá de su ombligo.

Y si lo hizo, le pregunto: ¿verdaderamente usted piensa que a los mencionados científicos les habrán hecho un examen de alcoholemia antes de rendir el informe?

Casi en un 20% ha aumentado el gasto en armamentos en el mundo. Al mismo tiempo, cada día es más difícil encontrar un lugar en el mapa en el cual los homínidos no se estén matando masivamente, u otros, para sacarse la “neura” matando a mansalva niños, gente de la calle o a su pareja.

Mil setecientos millones de años... ¡Están curaos los del CIEC! ¡Borrachos como una cuba! Quién sabe, estos científicos de marras, quizás recientemente anduvieron por Chile durante las Fiestas Patrias, en donde solamente por accidentes de tránsito murieron como 40 homínidos. ¡Esas son fiestas, mierda! (Sería interesante que algún periodista avispado averiguara cuántos nacimientos hubo durante dichas fiestas).

Dejémonos de informes, amigas y amigos lectores. Usted y yo sabemos que son escasos los grupos de seres humanos que están haciendo algo para proteger este Globo Azul. Grupos que, a nosotros los homínidos, nos son absolutamente indiferentes. “Estando yo caliente, ríase la gente…”

En el año 40.272, la sonda Voyager 1, que abandonó nuestro Sistema Solar este año 2013 (por primera vez en la breve historia de nuestra humanidad) pasará a 1,7 años-luz de una oscura estrella de la constelación de la Osa Menor...

Es probable que esa nave sea el único testimonio de que alguna vez existió un Globo Azul en una esquina perdida de la Vía Láctea.

Si la avaricia rompe el saco…, los bobos estamos rompiendo el Globo...